Skip Links
U.S. Department of State
PortadaContáctenosEnvíe esta páginaFOIAAnuncio de privacidadArchivoEnglish
U.S. Department of State
Secretario de Estado Colin L. PowellAcerca del Departamento de EstadoApoyo Internacional a los NegociosAsuntos del Hemisferio OccidentalTemas InternacionalesVisasMas Información sobre ViajesEn Otras Noticias
Departamento de Estado de los Estados Unidos
   

Información general: República Dominicana



octubre de 2003

Bandera de la República Dominicana

RESEÑA

Nombre oficial
República Dominicana

Geografía
Superficie: 48.442 km2 (18.704 millas cuadradas), aproximadamente el tamaño de Vermont y New Hampshire combinados.
Ciudades: Capital: Santo Domingo (pobl. 2,4 millones). Otras ciudades principales: Santiago de los Caballeros (500.000).
Relieve: Montañoso.
Clima: Marítimo tropical.

Población:
Gentilicio: dominicano
Habitantes (censo de 1997): 8 millones.
Tasa de crecimiento anual: 2,6%.
Grupos étnicos: Europeos 16%, de origen africano 11%, mestizos 73%.
Religión: Católica romana 95%.
Lengua: Español.
Educación: Años obligatorios: 6. Asistencia: 70%. Alfabetizados: 83%.
Salud: Tasa de mortalidad infantil: 54/1.000. Esperanza de vida: 65 años para los hombres. 70 años para las mujeres.
Población activa: Servicios y gobierno: 31% (incluye compañías paraestatales), agricultura: 28%, industria: 12%, desempleo: aproximadamente 16%.

Gobierno
Tipo: Democracia representativa.
Independencia: 27 de febrero de 1844.
Constitución: 28 de noviembre de 1966.
Poderes: Ejecutivo – presidente (jefe de estado y jefe de gobierno), vicepresidente, gabinete. Legislativo – Congreso bicameral (Senado y Cámara de Diputados). Judicial – Suprema Corte de Justicia
Circunscripciones administrativas: 31 provincias y el Distrito Nacional de Santo Domingo.
Partidos políticos: Partido Reformista Social Cristiano (PRSC), Partido Revolucionario Dominicano (PRD), Partido de Liberación Dominicana (PLD), y varios otros.
Sufragio: Universal y obligatorio, mayor de 18 años o casado.

Economía (2001)
(PIB): 21.600 millones de dólares.
Tasa de crecimiento: 3,0%.
PIB por habitante: 2.486 dólares.
Minerales no combustibles (2% del PIB): Níquel, oro, plata
Agricultura (12% del PIB) Productos – azúcar, café, cacao, bananas, tabaco, arroz, plátanos, carnes, flores.
Industria (29% del PIB) Tipos – Refinación del azúcar, fármacos, cemento, manufactura ligera, construcción; servicios, incluso turismo y transporte – 45% del PIB.
Comercio: Exportaciones (6.200 millones de dólares, incluso zonas de procesamiento: textiles, azúcar, café, ferroníquel, cacao, tabaco, carnes y abastecimientos médicos. Mercados – EE.UU. (72%), Canadá, Europa Occidental. Importaciones – 9.000 millones de dólares: alimentos, petróleo, materia bruta industrial, bienes capitales. Abastecedores – EE.UU. (53%), Japón, Alemania, Venezuela, México.

POBLACIÓN
Aproximadamente la mitad de los dominicanos vive en zonas rurales; muchos son pequeños terratenientes. Los haitianos forman el mayor grupo minoritario extranjero. Se toleran todas las religiones. La religión del estado es la católica romana.

HISTORIA
La Isla de La Española, en la cual la República Dominicana ocupa las dos terceras partes orientales y Haití el resto, fue ocupada originalmente por los taínos, cuya lengua era el arawak. Los taínos recibieron bien a Colón en su primera travesía en 1492, pero los colonizadores subsiguientes fueron brutales y al cabo de cincuenta años redujeron la población taína de aproximadamente un millón a unos 500. Para asegurar una mano de obra suficiente en las plantaciones, los españoles, a partir de 1503, trajeron esclavos africanos a la isla.

En el siglo siguiente, colonizadores franceses ocuparon el extremo occidental de la isla, cedida por España a Francia en 1697 y que en 1804 se convirtió en la República de Haití. Los haitianos conquistaron la isla entera en 1822 y la mantuvieron hasta 1844, cuando las fuerzas encabezadas por Juan Pablo Duarte, el héroe de la independencia dominicana, los expulsaron y establecieron la República Dominicana como un estado independiente. En 1861, los dominicanos retornaron voluntariamente al Imperio Español. En 1865 se restauró la independencia. Dificultades económicas, la amenaza de una intervención europea y continuos disturbios internos condujeron a una ocupación por los EE.UU. en 1916 y al establecimiento de un gobierno militar en la República Dominicana. La ocupación terminó en 1924, con un gobierno dominicano elegido democráticamente.

En 1930, Rafael L. Trujillo, comandante prominente del ejército, estableció un control político absoluto. Trujillo promovió el desarrollo económico—del cual él y sus partidarios se beneficiaron—y una represión severa de los derechos humanos en el país. La mala administración y la corrupción resultaron en problemas económicos mayores. En agosto de 1960, la Organización de los Estados Americanos (OEA) impuso sanciones diplomáticas contra la República Dominicana como resultado de la complicidad de Trujillo en un intento de asesinar al presidente venezolano Rómulo Betancourt. Estas sanciones permanecieron en vigor después del asesinato de Trujillo en mayo de 1961. En noviembre del mismo año, la familia de Trujillo fue obligada al exilio.

En enero de 1962 se formó un consejo de estado, que incluyó elementos opositores moderados con poderes legislativos y ejecutivos. El 4 de enero fueron levantadas las sanciones de la OEA y, después de la renuncia del presidente Joaquín Balaguer el 16 de enero, el consejo presidido por Rafael E. Bonnely encabezó el Gobierno Dominicano.

En 1963, Juan Bosch fue inaugurado como presidente. Bosch fue derrocado en un golpe militar en septiembre de 1963. Otro golpe militar, el 24 de abril de 1965, resultó en violencia entre elementos militares que favorecían el retorno de Bosch al gobierno y aquellos que proponían una junta militar comprometida a elecciones generales tempranas. El 28 de abril, fuerzas militares de los EE.UU. llegaron para proteger y evacuar a los ciudadanos estadounidenses y a otros ciudadanos extranjeros. Fuerzas adicionales de los EE.UU. establecieron posteriormente el orden.

En junio de 1966, el presidente Balaguer, jefe del Partido Reformista (llamado ahora Partido Reformista Social Cristiano—PRSC), fue elegido y posteriormente reelegido a la presidencia en mayo de 1970 y mayo de 1974, las dos veces después de que los principales partidos opositores se retiraran tarde en la campaña. En la elección de mayo de 1978, Balaguer, en su intento de lograr un cuarto período consecutivo, fue derrotado por Antonio Guzmán, del PRD. La inauguracíón de Guzmán, el 16 de agosto, señaló la primera transferencia pacífica del poder de un presidente elegido libremente a otro en el país.

El candidato presidencial del PRD, Salvador Jorge Blanco, ganó las elecciones de 1982 y el PRD obtuvo una mayoría en ambas cámaras del congreso. En un intento de curar la economía debilitada, el gobierno de Jorge empezó a poner en efecto políticas de ajuste y recuperación económicas, incluso un programa de austeridad, en cooperación con el Fondo Monetario Internacional (FMI). En abril de 1984, el aumento de los precios de comestibles básicos y la incertidumbre sobre las medidas de austeridad produjeron disturbios.

Las victorias electorales en 1986 y 1990 devolvieron la presidencia a Balaguer. Después de asumir el mando en 1986, Balaguer intentó reactivar la economía mediante un programa de construcción de obras públicas. Sin embargo, hacia 1988, el país cayó en una depresión económica de dos años, caracterizada por una gran inflación y devaluación de la moneda. Las dificultades económicas, unidas a problemas en el suministro de servicios básicos—como electricidad, agua, transporte—generaron un descontento popular que resultó en frecuentes protestas, ocasionalmente violentas, incluso una paralizadora huelga nacional en junio de 1989.

En 1990, Balaguer instituyó una segunda serie de reformas económicas. Después de concluir un acuerdo con el FMI de equilibrar el presupuesto y refrenar la inflación, la República Dominicana está experimentando un período de crecimiento económico caracterizado por una inflación moderada, equilibrio en las cuentas externas y un PIB en constante aumento,

El proceso de votación en 1986 y 1990 fue percibido generalmente como justo, pero alegaciones de fraude en la junta electoral mancillaron ambas victorias. Acusaciones de fraude también mancillaron las elecciones de 1994. Tras un compromiso que exigía una reforma constitucional y electoral, el presidente Balaguer asumió el mando por un período abreviado. En junio de 1996, Leonel Fernández Reyna fue elegido presidente para un período de cuatro años. En mayo de 2000, Hipólito Mejía fue elegido presidente para un período de cuatro años.

GOBIERNO Y CONDICIONES POLITICAS
La República Dominicana es una democracia representativa cuyos poderes nacionales se dividen entre los poderes independientes de la rama ejecutiva, legislativa y judicial. El presidente nombra el gabinete, ejecuta las leyes aprobadas por el poder legislativo y es comandante en jefe de las fuerzas armadas. El presidente y vicepresidente se postulan para sus cargos en la misma lista y son elegidos por voto directo para períodos de cuatro años. El poder legislativo es ejercido por un congreso bicameral—el Senado (30 miembros) y la Cámara de Diputados (120 miembros.

Las elecciones presidenciales se celebran en los años igualmente divisibles por cuatro. Las elecciones municipales y del congreso se sostienen en los años pares no divisibles por cuatro. Conforme a las reformas constitucionales negociadas después de las elecciones de 1994, la Suprema Corte de Justicia, de 16 miembros, es nombrada por un Consejo Judicial Nacional, integrado por el presidente, los líderes de ambas cámaras del Congreso, el presidente de la Corte Suprema, y un miembro opositor o de un partido no gobernante (otro Juez de la Corte Suprema actúa como secretario del Consejo, un cargo sin derecho a voto).

La Corte tiene jurisdicción exclusiva sobre los actos en contra del presidente, los miembros designados de su gabinete y los miembros del Congreso. La Corte Suprema ve las apelaciones de los tribunales de primeras instancias y elige a los miembros de los mismos. Cada una de las 31 provincias tiene un gobernador nombrado por el presidente. Los alcaldes y concejales municipales elegidos administran el Distrito Nacional (Santo Domingo) y los 124 distritos municipales.

La República Dominicana tiene un sistema político multipartidista, con elecciones nacionales cada cuatro años. En las dos rondas de las elecciones presidenciales de 1996, cerca del 80% de la población votante dominicana acudió a las urnas. Los partidos principales en 1994 fueron el PRSC, vinculado al movimiento político Internacional Demócrata Cristiana (IDC), cuyo candidato fue el presidente Joaquín Balaguer. El PRD, afiliado a la Internacional Socialista, cuyo candidato fue José Francisco Peña Gómez, y el Partido de Liberación Dominicana (PLD), cuyo candidato fue el ex presidente Juan Bosch.

El día de las elecciones, los observadores internacionales notaron muchas irregularidades en las listas de votantes, y el PRD opositor acusó de inmediato a la Junta Central Electoral y al PRSC de fraude. Sin embargo, una Comisión Verificadora nombrada por la Junta Central Electoral no aceptó las acusaciones del PRD. Según todas las estimaciones, el número total de votantes que fueron privados del derecho de voto excedió con mucho el margen de victoria de 22.281 votos a favor del presidente Balaguer el 2 de agosto de 1994. Luego de un período de intensa actividad política, los partidos políticos competidores firmaron el 10 de agosto un Pacto pro Democracia, reduciendo el período del presidente Balaguer de cuatro a dos años, fijando elecciones tempranas y reformando la constitución. Se nombró una nueva Junta Central Electoral para ocuparse de la reforma electoral. Los principales candidatos en 1996 fueron el vicepresidente Jacinto Peynado (PRSC), José Francisco Peña Gómez (PRD) y Leonel Fernández (PLD).

Los observadores nacionales e internacionales consideraron la elección de 1996 transparente y justa. Después de la primera ronda en que fue eliminado Jacinto Peynado, del PRSC, el presidente Balaguer respaldó al candidato del PLD. Los resultados de la segunda ronda, 45 días más tarde, el 30 de junio, fueron tabulados rápidamente y aunque el margen de la victoria fue estrecho (1,5%), nunca fue puesto en duda. La transición del gobierno titular al entrante fue sin problemas y anunció una nueva y moderna era en la vida política dominicana.

El programa político de Fernández fue de reforma económica y judicial. Ayudó a aumentar la participación dominicana en los asuntos del hemisferio, por ejemplo en la Organización de los Estados Americanos y el seguimiento de la Cumbre de Miami. El 16 de mayo de 2000, Hipólito Mejía, candidato del Partido Revolucionario Democrático, fue elegido presidente en otra elección libre y justa. Derrotó al candidato del Partido de la Liberación Dominicana Danilo Medina con un margen de 49,8% contra 24,84%. El ex presidente Balaguer obtuvo un 24,68% de los votos. Mejía asumió el mando el 16 de agosto teniendo cuatro prioridades: reforma de la educación, desarrollo económico, aumento de la producción agrícola y alivio de la pobreza. Mejía defendió también la causa de la integración económica y migración centroamericana y caribeña, particularmente en lo que se relaciona con Haití.

Altos cargos públicos:
(en agosto de 2004)
Presidente: Leonel Fernández Reyna
Ministro de Relaciones Exteriores: Carlos Morales Troncoso
Embajador en los Estados Unidos: Hugo Giuliani Cury
Embajador ante las Naciones Unidas: Marino Villanueva Cayot
Embajadora ante la OEA: Sofía Leonor Sánchez Baret

La República Dominicana tiene en los Estados Unidos una embajada situada en 1715 22nd Street NW, Washington, DC 20008 (tel. 202-332-6280.

DEFENSA
Las fuerzas militares consisten en unos 24.000 efectivos en servicio activo, comandados por el presidente. Su misión principal es defender a la nación, pero sirve más como una fuerza de seguridad interna. El ejército, dos veces más grande que los otros servicios combinados, consiste en cuatro brigadas de infantería y una brigada de apoyo al combate. La fuerza aérea tiene tres escuadrones y la armada mantiene treinta buques anticuados. La fuerza militar de la República Dominicana es la segunda en tamaño en el Caribe después de la de Cuba.

Las fuerzas armadas participan plenamente en las gestiones antinarcóticos. También están activas en los esfuerzos de control del contrabando y la inmigración ilegal de Haití a la República Dominicana y de la República Dominicana a los Estados Unidos.

ECONOMIA
La República Dominicana es un país en desarrollo de ingresos medianos que depende principalmente de la agricultura, el comercio y los servicios, especialmente el turismo. Aunque el sector de los servicios ha sobrepasado recientemente a la agricultura como principal empleador de los dominicanos (debido principalmente al crecimiento en el turismo, los recursos energéticos, las telecomunicaciones y las zonas de libre comercio), la agricultura sigue siendo el sector más importante en cuanto al consumo interno. El turismo representa cerca de 1.500 millones de dólares de ingresos anuales. Los ingresos de la zona de libre comercio y del turismo son los sectores de exportación de más rápido crecimiento. Se estima que las remesas de los dominicanos radicados en los Estados Unidos ascienden a más de 1.500 millones de dólares por año.

Después de los disturbios económicos a fines de las décadas de 1980 y 1990, cuando el PIB llegó a bajar hasta un 5% y la inflación de los precios al consumidor alcanzó una cifra sin precedentes de 100%, la República Dominicana entró en un período de alto crecimiento e inflación moderada. El PIB en 2001 aumentó en solamente un 3,0%, seguido por cinco años consecutivos de crecimiento en exceso del 7,0%. La tasa de inflación en 2001 fue de aproximadamente 5%.

A pesar de un creciente déficit comercial, las ganancias producidas por el turismo y las remesas han ayudado a crear reservas de divisas. La República Dominicana está al día en lo que respecta a la deuda privada externa y ha acordado pagar deudas atrasadas de aproximadamente 130 millones de dólares a la Corporación de Créditos para Productos Agropecuarios, del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos. El gobierno enfrenta varios retos a la política económica: altas tasas de interés real, recaudación deficiente de impuestos y demanda reducida de exportaciones dominicanas debido a la desaceleración de la economía mundial. Los años de protección arancelaria para la producción interna han dejado vulnerable a la economía en una economía global de rápida integración.

RELACIONES EXTERIORES
La República Dominicana mantiene relaciones estrechas con los Estados Unidos y con los demás países del sistema interamericano. Mantiene misiones diplomáticas acreditadas en la mayoría de los países del Hemisferio Occidental y en las principales capitales europeas. La República Dominicana y Cuba establecieron recientemente relaciones consulares y mantienen contacto en cuestiones de comercio, cultura y deportes. Si bien las relaciones dominicanas con su vecino más cercano, la República de Haití, nunca fueron extensas, hay señales de que esto cambiará con el nuevo gobierno del presidente Mejía. La creciente inmigración desde Haití y la inestabilidad política de ese país han obligado a la República Dominicana a examinar más de cerca las relaciones con su vecino, tanto de país a país como en los foros internacionales.

En la República Dominicana hay un número considerable de migrantes haitianos. La República Dominicana pertenece a la ONU y a muchas de sus instituciones especializadas y afines, incluso el Banco Mundial, la Organización Internacional del Trabajo, el Organismo Internacional de Energía Atómica y la Organización de la Aviación Civil Internacional. También es miembro de la OEA, el Banco Interamericano de Desarrollo e INTELSAT.

RELACIONES ENTRE LOS EE.UU. Y LA REPUBLICA DOMINICANA
Los Estados Unidos están sumamente interesados en una República Dominicana democrática, estable y económicamente saludable. Su situación de economía más grande del Caribe, y la segunda más grande en términos de población y masa continental, además de su proximidad a los Estados Unidos y a otros países caribeños más pequeños la hacen un socio importante en los asuntos hemisféricos. Esta relación estrecha fue destacada cuando el presidente Fernández se unió al presidente Clinton en la cumbre con los mandatarios centroamericanos en mayo de 1997, en Costa Rica.

Las relaciones estadounidenses con la República Dominicana son excelentes, y los EE.UU. han sido defensores francos del desarrollo democrático y económico de ese país. Además, el gobierno dominicano ha apoyado muchas de las iniciativas estadounidenses en las Naciones Unidas y las instituciones afines. Ambos gobiernos cooperan en la lucha contra el tráfico de sustancias ilegales. La República Dominicana ha colaborado estrechamente con los funcionarios de ejecución de la ley de los EE.UU. en varias cuestiones como la devolución a los Estados Unidos de automóviles robados y en la reducción de la migración ilegal.

Los Estados Unidos apoyan también las gestiones de la actual administración para abrir la economía a un comercio mayor, aumentar la inversión privada extranjera, privatizar las firmas de propiedad del estado y modernizar el sistema impositivo. El comercio bilateral es importante para ambos países y las firmas estadounidenses—en su mayoría fabricantes de ropa, calzado y productos electrónicos ligeros—representan una gran parte de la inversión privada extranjera en la República Dominicana.

Las exportaciones estadounidenses a la República Dominicana en 1996 fueron de 3.800 millones de dólares y constituyeron el 65% de las importaciones de ésta. La República Dominicana exportó 3,7 millones de dólares a los Estados Unidos en 1996, equivalentes a aproximadamente el 65% de sus exportaciones. El TLCAN no ha causado cambios profundos en el comercio dominicano con los Estados Unidos. La embajada de los Estados Unidos colabora estrechamente con las firmas comerciales estadounidenses y los grupos comerciales dominicanos, y ambos pueden aprovechar las nuevas oportunidades que existen en este mercado creciente. Al mismo tiempo, la embajada trabaja con el gobierno dominicano para resolver las disputas pendientes que las firmas norteamericanas tengan con el gobierno a causa de medidas adoptadas por de las administraciones anteriores.

La embajada asesora a las firmas estadounidenses mediante su Guía Comercial de Países e informalmente con reuniones con comerciantes que piensan invertir, o que ya están invirtiendo, en la República Dominicana. Es un entorno comercial que presenta cierto desafío para las firmas estadounidenses, pero los exportadores e inversionistas ágiles pueden beneficiarse en ese comercio.

La misión de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional www.usaid.gov se concentra en cuatro áreas: disponibilidad de atención de la salud, aumentar las oportunidades económicas, aumentar la participación en los procesos democráticos, y producción energética ambientalmente segura. Por razones de eficiencia, aproximadamente el 90% de los recursos de USAID se canaliza a través de organizaciones no gubernamentales.

La embajada estima que unos 60.000 ciudadanos de los EE.UU. viven en la República Dominicana, si bien no se dispone de cifras precisas. Muchos tienen doble nacionalidad. Un elemento importante de las relaciones entre los dos países es el millón de dominicanos que residen en los EE.UU. La mayoría de ellos vive en la ciudad de Nueva York.

Altos cargos de la Embajada de los Estados Unidos
(en agosto de 2004)
Embajador - Hans H. Hertell
Jefa Adjunta de Misión – Lisa Kubiske
Directora de la Misión de USAID – Elena Brineman
Cónsul General – Mary B. Marshall
Consejero para Asuntos Económicos y Políticos – Michael A. Meigs
Asesora para Asuntos Públicos (USIA) – Patricia Hawkins
Consejero para Asuntos Comerciales (DOC/FCS) – David Katz
Agregado de Defensa – Teniente Coronel Glenn Huber

La Embajada está situada en Calle César Nicolás Pensón y Calle Leopoldo Navarro, Santo Domingo (tel. 809-221-2171).

U.S. Department of Commerce (Departamento de Comercio de los Estados Unidos)
International Trade Administration (Administración de Comercio Internacional)
Trade Information Center (Centro de Información Comercial)
14th Street and Constitution Avenue, NW
Washington, DC 20230
Teléfono: 1-800-USA-TRADE
Internet:

Caribbean/Latin American Action (Oficina para América Latina y el Caribe)
1818 N. Street, NW, Suite 310
Washington, DC 20036
Tel. (202) 466-7464
Fax: (202) 822-0075

Cámara de Comercio de los Estados Unidos en la República Dominicana
Torre Empresarial,6to. Piso, Ave. Sarasota No. 25,
Santo Domingo, República Dominicana
Tel: (809) 381-0777
Fax: (809) 381-0286 >br>Correo electrónico: amchamcodetel.net.do

INFORMACIÓN SOBRE VIAJES Y NEGOCIOS
El Programa de Información Consular del Departamento de Estado de los Estados Unidos distribuye Hojas de Información Consular, Advertencias de Viaje, y Avisos Públicos. Hay Hojas de Información Consular para todos los países que contienen información sobre requisitos de entrada, reglamentos monetarios, condiciones sanitarias, zonas de inestabilidad, delincuencia y seguridad, disturbios políticos, y las direcciones de las misiones diplomáticas de los EE.UU. en cada país. Las Advertencias de Viaje se publican cuando el Departamento de Estado recomienda que los estadounidenses no viajen a cierto país. Los Avisos Públicos son una forma de divulgar rápidamente la información sobre amenazas terroristas y otras condiciones temporales en el extranjero que representan un riesgo importante para la seguridad de los viajeros estadounidenses. Se pueden obtener ejemplares gratuitos de estas informaciones a través de la Oficina de Asuntos Consulares, teléfono 202-647-5225 o del sistema "fax a la orden", 202-647-3000. Las Hojas de Información consular y las Advertencias de Viaje también se encuentran en la página de Internet de la Oficina de Asuntos Consulares: http://travel.state.gov. La serie de publicaciones Tips for Travelers, de la misma oficina, con información sobre cómo tramitar un pasaporte y cómo programar un viaje seguro al exterior están en Internet. Los ejemplares impresos están a la venta en la oficina del Superintendent of Documents, U.S. Government Printing Office, teléfono: 202-512-1800; fax 202-512-2250.

La información de emergencia para los estadounidenses que están de viaje en el extranjero está disponible en la Office of Overseas Citizens Services (Oficina de Servicios para Estadounidenses en el Extranjero), teléfono (202) 647-5225. En casos de emergencias fuera de los horarios normales de trabajo o los domingos o días feriados, llamar al 202-647-4000.

El Centro Nacional de Información sobre Pasaportes (NPIC por sus siglas en inglés) es el único punto centralizado del Departamento de Estado para información sobre pasaportes estadounidenses. El teléfono (en EE.UU.) es 1-877-4USA-PPT (1-877-487-2778). De lunes a viernes, entre las 8 de la mañana y las 8 de la noche, hora del Este, excepto los feriados nacionales, hay representantes del servicio al cliente y operadores de telecomunicación para sordos (TDD/TTY).

Los viajeros pueden consultar las últimas informaciones sanitarias en los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los EE.UU., en Atlanta, Georgia. La línea de teléfono directa, 877-FYI-TRIP (877-394-8747) y la página web http://www.cdc.gov/travel/index.htm dan las advertencias más recientes sobre salud, recomendaciones o requisitos de vacunas y consejos sobre la inocuidad de los alimentos y del agua potable en las regiones y los países. Un folletín titulado Información Sanitaria para Viajes al Exterior (Health Information for International Travel, publicación HHS número CDC-95-8280) está disponible en la Oficina de Publicaciones de los EE.UU., (U.S. Government Printing Office), Washington, DC 20402, EE.UU., tel. (202) 512-1800.

La información sobre condiciones de viaje, requisitos de visa, reglamentos monetarios y de aduanas, días feriados nacionales, y otros temas de interés para los viajeros también están disponibles, antes de viajar, en las embajadas y los consulados que los distintos países tienen en los EE.UU. (para este país específico, vea la lista de "Altos cargos públicos" en esta publicación).

Se insta a los ciudadanos de los EE.UU. que se encuentran de visita a largo plazo o que viajan en zonas peligrosas que se registren en la sección consular de la Embajada de los EE.UU. al entrar al país extranjero. Para esto hay que llenar un formulario corto y enviar una copia del pasaporte. Esta información puede ser útil a los familiares que desean ponerse en contacto con usted en caso de emergencia.

Información electrónica adicional
Sitio del Departamento de Estado en la Web. Está disponible en Internet en http://state.gov/ y brinda acceso oportuno y universal a información oficial sobre la política exterior de los EE.UU., que incluye Background Notes (información general sobre los países); daily press briefings (informes diarios a la prensa); Country Commercial Guides (guías comerciales por país); directorios de los funcionarios principales de las misiones de los Estados Unidos en el exterior y otro tipo de información.

Banco Nacional de Datos Comerciales (National Trade Data Bank, NTDB). Administrado por el Departamento de Comercio de los EE.UU., el NTDB contiene abundante y valiosa información sobre comercio. Se encuentra disponible por Internet (www.stat-usa.gov) y en CD-ROM. Para mayor información sírvase llamar al NTDB al teléfono (202) 482-1986.

  
FirstGov
Este sitio es administrado por la Dirección de Asuntos Públicos del Departamento de Estado.
Enlaces a otros sitios en el internet no constituye un respaldo a las opiniones contenidas en ellos.
Informacion sobre Derecho de Autor | Advertencia