Skip Links
U.S. Department of State
PortadaContáctenosEnvíe esta páginaFOIAAnuncio de privacidadArchivoEnglish
U.S. Department of State
Secretario de Estado Colin L. PowellAcerca del Departamento de EstadoApoyo Internacional a los NegociosAsuntos del Hemisferio OccidentalTemas InternacionalesVisasMas Información sobre ViajesEn Otras Noticias
Departamento de Estado de los Estados Unidos
   

Información general: Honduras



mayo de 2003

Bandera de Honduras

RESEÑA

Nombre oficial
República de Honduras

Geografía
Superficie: 112.100 km2 (43.270 millas2 ); casi del tamaño de Luisiana.
Ciudades:Capital: Tegucigalpa (850.000); San Pedro Sula (500.000); la zona metropolitana de cada una estas ciudades tiene más de 1 millón de habitantes
Relieve: montañoso
Clima: de tropical a subtropical, según la altura.

Población
Nacionalidad: Gentilicio: hondureño
Habitantes (est. 2001): 6,5 millones
Tasa de crecimiento (est. 2001): 2,6%
Grupos étnicos: 90% mestizos (mezcla de amerindio con europeo); otros de ascendencia europea, árabe, africana o asiática e indígenas
Religiones: católica romana, minoría protestante.
Lengua: español
Educación: Años obligatorios: 6 Asistencia:70% en general, pero menos del 16% en secundariaAlfabetizados: 78,5%
Salud:Mortalidad infantil: 42/1.000. Esperanza de vida: 68 años
Población activa: Servicios: 45,7%; recursos naturales/agricultura: 33,8%; manufactura: 15,3%; construcción/viviendas: 5,2%.

Gobierno
Tipo: república constitucional democrática.
Independencia:15 de septiembre de 1821.
Constitución: 1982.
Poderes:Ejecutivo:presidente, elegido directamente por un mandato de 4 años. Legislativo:unicameral, Congreso Nacional, elegido por un periodo de 4 años. Judicial: Corte Suprema de Justicia (designada por el Congreso y confirmada por el presidente); varios tribunales de primera instancia.
Partidos políticos: Partido Nacional, Partido Liberal, Partido Innovación y Unidad (PINV), Partido Demócrata Cristiano y el partido Unificación Democrática (UD).
Sufragio: Universal, mayores de 18 años
Circunscripciones administrativas: 18 departamentos

Economía (2002)
PIB: $6.600 millones.
Tasa de crecimiento: 2%.
PIB por habitante: $925.
Recursos naturales: tierras cultivables, bosques, minerales y pesca.
Agricultura (12% del PIB): Productos: café, bananas, camarones, langostas, azúcar, frutas, cereales básicos y ganado.
Fabricación y manufactura (18% del PIB): Tipos: textiles y prendas de vestir, cemento, productos madereros, productos alimenticios, cigarros y puros.
Comercio: Exportaciones: $1.300 millones: café, camarones, bananos, concentrados de zinc y plomo, jabón y detergentes, melones, langostas, piña, madera para la construcción y tabaco.Mercados principales: EE.UU. (49%) Importaciones: $3.000 millones: maquinaria, productos químicos, petróleo, vehículos, alimentos elaborados, metales, productos agrícolas, artículos de plástico y papel. Principal proveedor: EE.UU. (46%)

POBLACIÓN
Alrededor del 90% de la población es mestiza. Hay también otras pequeñas minorías de descendientes de europeos, africanos, asiáticos, árabes y amerindios. La mayoría de los hondureños profesan la religión católica romana, pero cada vez hay más iglesias protestantes. Si bien predomina la lengua española, el inglés se habla un poco en la región costera del norte y es la lengua prevalente en las Islas de la Bahía. También se hablan varias lenguas aborígenes, entre ellas la y garífuna, una combinación de varios dialectos caribeños y africanos. Las ruinas mayas que se restauraron en Copán, cerca de la frontera con Guatemala, reflejan la gran cultura maya que prosperó en esa zona durante cientos de años hasta principios del Siglo IX. Colón desembarcó en el territorio continental de Honduras (Trujillo) en 1502 y le dio ese nombre al lugar por las aguas profundas que rodeaban la costa.El navegante español Hernán Cortés llegó en 1524. Tras la fundación de varias colonias a lo largo de la costa por parte de los españoles, Honduras pasó a integrar la Capitanía General de Guatemala durante la época colonial. Las ciudades de Comayagua y Tegucigalpa se desarrollaron como primeros centros mineros.

HISTORIA

Independencia
Honduras se independizó de España en 1821, junto con otras provincias de América Central, pero posteriormente fue anexada brevemente al Imperio Mexicano. En 1823, Honduras se incorporó a las Provincias Unidas de América Central, tras la reciente formación de esa federación. Las diferencias sociales y económicas que había entre Honduras y sus vecinos regionales agravaron los conflictos partidarios entre los líderes centroamericanos y en 1838 se produjo el colapso de la federación. El General Francisco Morazán, héroe nacional hondureño, estuvo al frente de los infructuosos esfuerzos por mantener viva la federación, y la restitución de la unidad centroamericana siguió siendo el principal objetivo de la política exterior de Honduras hasta la Primera Guerra Mundial.

Desde su independencia, Honduras se ha visto plagada por casi 300 rebeliones internas, guerras civiles y cambios de gobierno, más de la mitad de los que se produjeron durante el Siglo XX. Al país le faltó, tradicionalmente, infraestructura económica e integración social y política.Su economía eminentemente agrícola llegó a estar dominada en el Siglo XX por empresas estadounidenses que establecieron vastas plantaciones bananeras a lo largo de la costa norte. El capital extranjero, las plantaciones y la política conservadora primaron en Honduras desde fines del Siglo XIX hasta mediados del Siglo XX.Durante los años relativamente estables de la Gran Depresión, la figura autoritaria del General Tiburcio Carias Andino controló Honduras. Sus vínculos con los dictadores de países limítrofes y con las compañías bananeras de los EE.UU. le ayudaron a mantenerse en el poder hasta 1948. Para ese entonces, los líderes militares provinciales habían empezado a controlar los dos partidos políticos principales: los nacionalistas y los liberales.

Del gobierno militar al civil
En octubre de 1955, tras dos gobiernos autoritarios y una huelga general de los trabajadores bananeros en la costa norte en 1954, los militares jóvenes y reformistas dieron un golpe de estado y formaron una junta provisional que preparó el camino para realizar las elecciones de la asamblea constituyente en 1957. Dicha asamblea designó presidente al Dr. Ramón Villeda Morales y se transformó en una legislatura nacional con un mandato de 6 años. El Partido Liberal gobernó durante los años de 1957-63. Al mismo tiempo, los militares dieron sus primeros pasos para convertirse en una institución profesional independiente de la dirección de cualquier partido político y la primera promoción de la nueva academia militar se graduó en 1960.

En octubre de 1963, los oficiales militares conservadores se adelantaron a las elecciones constitucionales y derrocaron a Villeda en un golpe de estado sangriento. Estos oficiales enviaron al exilio a los miembros del Partido Liberal y tomaron el control de la policía nacional. Las fuerzas armadas, dirigidas por el General López Arellano, gobernaron hasta 1970. El descontento popular siguió creciendo después de la guerra fronteriza de 1969 con El Salvador. En 1970 asumió brevemente el poder un presidente civil, Ramón Cruz, del Partido Nacional, pero no pudo manejar el gobierno. En diciembre de 1972 hubo otro golpe de estado organizado por el General López, quien adoptó políticas más progresistas, incluida la reforma agraria, pero su régimen se desmoronó a mediados de los años de 1970 como consecuencia de escándalos de corrupción.

Los sucesores del General López retomaron los programas de modernización de las fuerzas armadas y crearon las fuerzas del ejército y seguridad, además de concentrarse en la superioridad de la Fuerza Aérea de Honduras sobre los países vecinos. Durante los regímenes del General Melgar Castro (1975-78) y el General Paz García (1978-83) se construyeron en gran parte la actual infraestructura física y el sistema de telecomunicaciones de Honduras. Durante ese período, el país disfrutó también de su más rápido crecimiento económico debido a la gran demanda internacional de sus productos y a la disponibilidad de préstamos comerciales externos.

Tras el derrocamiento de Anastasio Somoza en Nicaragua, en 1979, y ante la inestabilidad general que se vivía en El Salvador en ese entonces, los militares hondureños aceleraron los planes para el retorno del país a un gobierno civil. Se eligió una asamblea constituyente mediante votación popular en abril de 1980 y se celebraron elecciones generales en noviembre de 1981. Se aprobó una nueva constitución en 1982 y el gobierno del Presidente Roberto Suazo Córdoba, del Partido Liberal, asumió el poder tras elecciones libres y justas.

Suazo contó con el apoyo de los EE.UU. para afrontar una grave recesión económica y la amenaza que presentaba el gobierno revolucionario de los sandinistas en Nicaragua, además de la cruenta guerra civil que se vivía en El Salvador. La estrecha colaboración en asuntos políticos y militares con los Estados Unidos se vio complementada por ambiciosos proyectos de desarrollo socioeconómico auspiciados por la Agencia de los EE.UU. para el Desarrollo Internacional (USAID). Honduras pasó a ser la sede de la misión de mayor envergadura del Cuerpo de Paz en el mundo y proliferaron las instituciones voluntarias no gubernamentales e internacionales.

En los meses previos a las elecciones de noviembre de 1985, el Partido Liberal tuvo dificultad para decidirse por un candidato e interpretó que la ley electoral permitía varios candidatos presidenciales de un mismo partido. El Partido Liberal se hizo acreedor de la victoria cuando sus candidatos presidenciales, quienes cosecharon el 42% de los votos, superaron en forma colectiva al candidato del Partido Nacional: Rafael Leonardo Callejas. José Azcona Hoyo, candidato que recibió la mayoría de votos entre los liberales, asumió la presidencia en enero de 1986. Con el respaldo de los militares hondureños, el gobierno de Azcona marcó la primera transferencia pacífica del poder entre presidentes civiles en más de 30 años.Cuatro años más tarde, Rafael Callejas ganó las elecciones presidenciales y asumió el poder en enero de 1990, concentrándose en la reforma económica y la reducción del déficit, así como tomando medidas para ocuparse de un tipo de cambio sobrevaluado y de las principales barreras estructurales que obstaculizaban las inversiones. Inició el movimiento para poner a los militares bajo un control civil y sentó las bases para la creación de un ministerio público (oficina del procurador general).

A pesar de las reformas económicas del gobierno de Callejas, el déficit fiscal del país aumentó enormemente durante el último año de su mandato. Dado el creciente descontento público, sumado al aumento del costo de vida y a la gran corrupción imperante en el gobierno, en 1993 los electores votaron por el candidato del Partido Liberal, Carlos Roberto Reina, quien obtuvo el 56% de los votos y venció al candidato del Partido Nacional, Oswaldo Ramos Soto.

El Presidente Reina, quien fuera elegido en virtud de un programa político que convocaba a una "revolución moral", enjuició activamente los casos de corrupción y persiguió a todos los responsables de abusos de los derechos humanos cometidos en el decenio de 1980. Creó la oficina del procurador general y una fuerza policial de investigaciones, además de conseguir aumentar el control civil de las fuerzas armadas y transferir la policía de la autoridad militar a la civil.

Reina restituyó también el bienestar fiscal del país al aumentar considerablemente las reservas netas internacionales del Banco Central, reducir la inflación, recuperar el crecimiento económico y, lo que quizás es más importante, controlar el gasto público.

Carlos Roberto Flores Facusse asumió la presidencia el 27 de enero de 1998, siendo el quinto presidente elegido democráticamente en Honduras desde la restitución de las instituciones democráticas en 1981. Al igual que tres de sus cuatro antecesores, Flores era miembro del Partido Liberal. Resultó elegido con un margen del 10% sobre su principal opositora, Nora de Melgar, candidata del Partido Nacional. Tras asumir el cargo el 27 de enero de 1998, Flores inauguró programas de reforma y modernización del gobierno y de la economía de Honduras, haciendo hincapié en ayudar a los ciudadanos más pobres del país, al tiempo que se mantenía la salud fiscal del país y se mejoraba la competitividad internacional.

En octubre de 1998, el huracán Mitch azotó y devastó Honduras dejando un saldo de más de 5.000 muertos y 1,5 millones de desplazados. El total de los daños ascendió a casi $3.000 millones. El gobierno de Honduras convino en un nuevo proceso transparente para manejar los fondos de asistencia que incluyó una supervisión considerable por parte de los donantes. Este proceso abierto facilitó en gran medida toda la obra de asistencia y reconstrucción. El Presidente Flores y su gobierno lograron administrar con éxito más de $600 millones recibidos en concepto de asistencia internacional. La función de la sociedad civil en el proceso de reconstrucción coordinado por el gobierno fue reconocida en la esfera internacional. Además, el Presidente Flores promovió las reformas judiciales y penales, creó una comisión de lucha contra la corrupción, apoyó la aprobación de un nuevo código penal basado en el sistema acusatorio oral y procuró la aprobación de una ley destinada a crear una Corte Suprema independiente. Flores consolidó la transición del gobierno militar al civil mediante la eliminación del cargo de comandante en jefe y la promulgación de una ley que ponía oficialmente a los militares bajo el control civil.

Ricardo Maduro Joest del Partido Nacional fue elegido presidente el 25 de noviembre de 2001, con un 8% más de votos que el candidato liberal, Rafael Pineda Ponce. Asumió la presidencia el 27 de enero de 2002. Las elecciones, que según los observadores internacionales fueron libres, justas y pacíficas, reflejaron la madurez de las instituciones democráticas de Honduras. Durante su campaña, el presidente electo Maduro prometió reducir la delincuencia, reestimular la economía y luchar contra la corrupción. A fin de cumplir con esta promesa, el primer acto de gobierno del Presidente Maduro consistió en desplegar más de 5.000 soldados en las calles para que apoyaran a la policía en su constante lucha contra el problema de delincuencia masiva que sufría el país. Si bien la reacción inicial a esta política fue sumamente positiva, la presencia de los soldados pareciera haber tenido solamente un mínimo efecto positivo sobre la tasa de delincuencia del país. La reciente suspensión, por parte de Nicaragua, del arancel del 35% que se gravaba sobre los bienes hondureños constituye una medida positiva para la integración económica centroamericana y ha sido vista como un triunfo del gobierno de Maduro.

GOBIERNO
La constitución de 1982 dispone un poder ejecutivo fuerte, un Congreso Nacional unicameral y un poder judicial nombrado por el Congreso Nacional. El presidente es elegido directamente por votación popular y por un mandato de 4 años. El Congreso también tiene un mandato de 4 años. Los escaños se dividen proporcionalmente entre los candidatos de los partidos, en función de la cantidad de votos que cada partido obtiene en los diversos departamentos. El poder judicial abarca la Corte Suprema de Justicia, los tribunales de apelación y varios tribunales de primera instancia, que se ocupan de asuntos laborales, fiscales y penales. A efectos administrativos, Honduras está dividido en 18 departamentos y los funcionarios municipales son elegidos por periodos de 4 años.

CONDICIONES POLÍTICAS
Los derechos humanos y las garantías constitucionales están razonablemente bien protegidas y cuentan con el apoyo de los medios de información y de varios organismos veladores del proceso político. Que se sepa, no hay presos políticos en Honduras y los medios privados de información ejercen frecuentemente su derecho a criticar sin miedo a represalias. Los sindicatos representan actualmente menos del 15% de la fuerza laboral y su influencia económica y política ha disminuido. Honduras realizó elecciones democráticas, por sexta vez consecutiva, en noviembre de 2001, para elegir a un nuevo presidente, así como el Congreso unicameral y los alcaldes. Por segunda vez, los electores pudieron emitir votos separados para cada cargo público y, por primera vez, el partido del presidente electo no obtuvo la mayoría absoluta en el Congreso. La incidencia de votación cruzada entre los candidatos presidenciales y legislativos fue marcada.

Partidos políticos
Los dos partidos políticos principales, el Partido Liberal y el Partido Nacional, realizan campañas activas en todo el país. Sus ideologías son fundamentalmente centristas y las diversas facciones partidarias se centran en las figuras políticas. Los tres partidos más pequeños que están inscritos, el Partido Demócrata Cristiano, el Partido Innovación y Unidad Nacional y el partido Unificación Democrática, han incrementado su poder político en el Congreso Nacional al duplicar el número de representantes. A pesar de haber avanzado significativamente en la capacitación y la presencia de asesores más competentes en el liderazgo de cada partido, la política electoral en Honduras sigue siendo tradicionalista y paternalista.

Altos cargos públicos:
(en septiembre de 2004)
Presidente: Ricardo MADURO JOEST
Ministro de Relaciones Exteriores: Leonidas ROSA BAUTISTA
Embajador en los Estados Unidos: Mario Miguel CANAHUATI
Embajador ante las Naciones Unidas: Manuel ACOSTA BONILLA
Embajador ante la OEA: Salvador Enrique RODENZO

La Embajada de Honduras en los Estados Unidos se encuentra en 3007 Tilden Street NW, Washington, DC 20008 (tel. 202-966-7702).

SEGURIDAD NACIONAL
Los acontecimientos ocurridos en el decenio de 1980 en El Salvador y Nicaragua impulsaron a Honduras a expandir sus fuerzas armadas, con la ayuda de los EE.UU., haciendo especial hincapié en su fuerza aérea que pasó a incluir un escuadrón de aviones F-5 proporcionados por los EE.UU. La solución de las guerras civiles en El Salvador y Nicaragua y los cortes presupuestarios generales que se hicieron en todos los ministerios redujeron notablemente los fondos para las Fuerzas Armadas de Honduras. La abolición del servicio militar obligatorio creó brechas en la dotación de personal de las fuerzas armadas que ya estaban integradas por voluntarios solamente. En la actualidad, los militares están muy por debajo del número autorizado. En enero de 1999 se enmendó la constitución para abolir el cargo de comandante en jefe de las fuerzas armadas y someter a los militares a la autoridad civil. Además, el ex Presidente Flores fue nombrado ministro de defensa, pasando a ser el primero civil que ocupara ese cargo en la historia del país.

ECONOMÍA
Honduras es uno de los países más pobres y menos desarrollados de América Latina. Por tradición, la economía estaba basada en la agricultura, lo que representaba el 12% del PIB en 2001 y empleaba más del 40% de la fuerza laboral. El café, que sufrió la gran caída de precios mundiales, representó tan sólo el 12% de las exportaciones hondureñas en 2001, en comparación con el 25% registrado en el año 2000. La producción de café bajó de $340 millones en 2000 a $161 millones en 2001. En 2002, la industria cafetera sufrió aún más como consecuencia del frío y las lluvias torrenciales que afectaron la cosecha al punto de reducirla a 2,1 millones de sacos durante el periodo de 2002-03. Las bananas, que solían ser la segunda exportación más importante del país hasta que el huracán Mitch prácticamente las eliminó en 1998, se recuperaron en 2001 y alcanzaron los niveles previos al huracán, generando $197 millones en exportaciones. Los camarones cultivados constituyen otra exportación importante que generó $125 millones en 2001. Honduras cuenta con grandes recursos forestales, marinos y minerales, aun cuando los métodos agrícolas de roza y quema están tan generalizados que se siguen destruyendo los bosques hondureños.Las remesas brutas familiares por parte de los hondureños que viven en el exterior (la mayoría en los EE.UU.) aumentaron un 27%, alcanzado la cifra de $700 millones en 2002. El tipo de cambio de la moneda (lempira) con respecto al dólar estadounidense era de 16,92 por un dólar en 2002, lo que significó una devaluación del 6,3% durante ese año.

Se estima que el desempleo estuvo alrededor del 4,2% en 2001, pero el subempleo es aún mayor. La economía hondureña creció 2% en 2002, cifra inferior a las tasas de crecimiento económico de 2,7% en 2001 y 4,7% en 2000. El sector hondureño de maquiladoras (confección de prendas de vestir), tercero en orden de importancia en el mundo, siguió obteniendo buenos resultados en el primer mes de 2003 con el anuncio de la creación de 8.000 puestos nuevos de trabajo. La industria emplea a más de 110.000 trabajadores y generó más de $600 millones en divisas para Honduras en 2001. La desaceleración económica de los Estados Unidos llevó el crecimiento del sector de maquiladoras de Honduras a un estancamiento en 2001 y el empleo en ese sector bajó de 125.000 en 2000 a 110.000 en 2001.

La inflación, según el índice de precios al consumidor, fue de 8,1% en 2002, ligeramente inferior al 8,8% registrado en 2001. Las reservas internacionales del país siguieron siendo sólidas en 2002, calculadas en un poco más de $1.500 millones.

Honduras recibió considerable asistencia para el alivio de su deuda en los meses posteriores al huracán Mitch, a fines de 1998, incluida la suspensión de los pagos del servicio de la deuda bilateral y la reducción de la deuda bilateral de parte del Club de París, EE.UU. inclusive, por más de $400 millones. En julio de 2000, Honduras llegó a un punto decisivo en virtud de la Iniciativa para los Países Pobres muy Endeudados (PPME) y reunió los requisitos para recibir asistencia interina para el alivio de su deuda multilateral. En 2001, el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial aprobaron el Documento de Estrategia de Reducción de la Pobreza de Honduras (PRSP por sus siglas en inglés), con lo cual Honduras pudo recibir $900 millones en concepto de alivio de la deuda en valores actuales al momento de su cumplimiento. Desde ese entonces, los problemas fiscales han desbaratado el programa del FMI; y la asistencia para el alivio de la deuda, en función de la PPME, está en espera. Honduras se encuentra negociando con el FMI las condiciones de un nuevo programa de 3 años para la reducción de la pobreza y un programa de crecimiento económico.

RELACIONES EXTERIORES
Honduras es miembro de las Naciones Unidas, la Organización Mundial del Comercio (OMC), la Organización de los Estados Americanos (OEA), el Parlamento Centroamericano (PARLACEN), el Sistema de Integración Centroamericana (SICA) y la Comisión de Seguridad Centroamericana CASC). Durante los años de 1995 y 1996, Honduras, miembro fundador de las Naciones Unidas, se desempeñó por primera vez como miembro no permanente del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

Honduras es un defensor vehemente de la cooperación e integración centroamericana y ha firmado un acuerdo para disminuir los controles y aranceles fronterizos entre Honduras, Guatemala, Nicaragua y El Salvador. Durante la segunda mitad de 2001, Honduras ocupó la presidencia de SICA (mandato de 6 meses) e hizo todo lo posible por fomentar la cooperación regional con los Estados Unidos en todo lo relativo al desarrollo sostenible. El Presidente Flores tuvo una participación crítica en el impulso del apoyo regional por las medidas contra el terrorismo que se implementaron con posterioridad a los ataques del 11 de setiembre.

En 1969, El Salvador y Honduras sostuvieron una breve guerra, llamada la "Guerra del Fútbol", por las zonas limítrofes en conflicto y la migración de alrededor de 300.000 salvadoreños a Honduras en busca de tierras y empleo. El elemento catalizador fue el nacionalismo provocado por una serie de partidos de fútbol entre los dos países, pero las raíces del conflicto yacen en los conflictos locales por la titularidad y el uso de las tierras. Los dos países firmaron oficialmente un tratado de paz el 30 de octubre de 1980, que llevó el conflicto limítrofe ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ). En septiembre de 1992 la Corte otorgó casi todo el territorio disputado a Honduras. En enero de 1998, Honduras y El Salvador firmaron un tratado de demarcación limítrofe destinado a implementar las disposiciones del decreto de la CIJ, pero sigue habiendo demoras debido a algunas dificultades técnicas. Honduras y El Salvador tienen relaciones diplomáticas y comerciales normales, aun cuando las relaciones siguen tirantes en lo relativo a los límites marítimos en el Golfo de Fonseca.

Las relaciones entre Honduras y Nicaragua estuvieron tensas durante todo el año de 2000 y a principios de 2001 debido a una controversia sobre el límite marítimo frente a la costa del Atlántico. A raíz de este conflicto, Nicaragua impuso un arancel de 35% contra Honduras y, en 2001, la Corte Centroamericana de Justicia decretó que dicho arancel era ilegal. A pesar de ello, Nicaragua siguió cobrando el arancel hasta marzo de 2003, cuando lo suspendió ante la amenaza de parte de Honduras de imponer como represalia un arancel sobre los bienes nicaragüenses.

RELACIONES ENTRE LOS EE.UU. Y HONDURAS
Generalidades
Los Estados Unidos y Honduras mantienen relaciones estrechas y amistosas. Honduras está a favor de la política estadounidense en las Naciones Unidas y otros foros internacionales. En su calidad de miembro no permanente del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, Honduras desempeñó un papel muy útil en 1996, especialmente para promover el proceso de selección de un nuevo Secretario General de las Naciones Unidas durante su presidencia del Consejo en octubre de ese año. Los Estados Unidos siguen contando con el sólido apoyo de Honduras en la guerra contra el terrorismo.

Los Estados Unidos están a favor de la relaciones estables y pacíficas entre Honduras y sus vecinos centroamericanos. Durante la década de los años ochenta, Honduras apoyó la política estadounidense en Centroamérica que se oponía a un gobierno marxista revolucionario en Nicaragua y una activa sublevación de izquierda en El Salvador. El Gobierno Hondureño tuvo una participación clave también en las negociaciones que culminaron en las elecciones nicaragüenses de 1990. Honduras envió tropas para la misión de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas en Haití y sigue participando en la misión de observación de dicha organización en el Sahara Occidental.

Los Estados Unidos son el principal socio comercial de Honduras, que suministró el 46% de sus importaciones y el 49% de sus exportaciones en 2001. Las principales exportaciones hondureñas a los Estados Unidos incluyen café, bananas, mariscos (especialmente camarones), minerales (incluidos zinc, plomo, oro y plata) y otras frutas y verduras. Los Estados Unidos fomentan las inversiones estadounidenses que contribuyen al desarrollo hondureño y al comercio bilateral.

Las inversiones directas de los EE.UU. en Honduras se calculan en $840 millones, alrededor de dos tercios del total de $1.300 millones en inversiones extranjeras directas en el país.En 2001, ese flujo de inversiones hacia Honduras ascendió a $186 millones y los Estados Unidos estuvieron al frente con inversiones por valor de $84 millones o 45% del total. Las inversiones de mayor envergadura en Honduras se concentran en el sector de las maquiladoras (ensamblaje de prendas de vestir), cuyos ingresos por exportaciones de ropa y textiles ascendieron a $2.340 millones en 2001. Hay también grandes inversiones estadounidenses en la producción frutera, especialmente bananas, melones y piñas; así como en el turismo, la generación de energía, el cultivo de camarones, la producción de alimentos para animales, las telecomunicaciones, la distribución de combustible, la fabricación de puros y cigarros, los seguros, la elaboración de cerveza, los arrendamientos, la elaboración de alimentos y la fabricación de muebles. Las maquiladoras estadounidenses generan la mayoría de los aproximadamente 110.000 puestos de trabajo en ese sector. En Honduras operan muchas concesiones o franquicias de los EE.UU., especialmente en el sector de restaurantes.

El 8 de enero de 2003, los Estados Unidos iniciaron negociaciones relativas a un tratado de libre comercio con Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras y Nicaragua.Se prevé que las negociaciones concluirán en diciembre de 2003. El Tratado de Libre Comercio Centroamérica-Estados Unidos de América (TLC C.A.-USA) eliminará los aranceles y demás barreras comerciales que se interponen al comercio de bienes, servicios, productos agrícolas e inversiones. Además, el TLC C.A.-U.S.A se considera un mecanismo para consolidar la democracia, fomentar una mayor integración regional y brindar las salvaguardas necesarias para la protección del medio ambiente y los derechos laborales. El principal interés de Honduras en un tratado de libre comercio es lograr mayor acceso al mercado estadounidense para sus textiles y prendas de vestir. Este tratado servirá también de base para la conclusión del Tratado de Libre Comercio de las Américas prevista para 2005.

Los Estados Unidos tienen unos pocos efectivos en una base militar hondureña y los dos países realizan ejercicios conjuntos de lucha contra el narcotráfico, asistencia humanitaria en casos de desastres naturales y acción cívica. Las tropas estadounidenses dirigen y proporcionan apoyo logístico en una serie de ejercicios que involucran asistencia médica y técnica, actividades de mantenimiento de la paz, lucha contra el narcotráfico y ayuda en casos de desastres naturales, para beneficio de la población hondureña y sus vecinos centroamericanos. Las fuerzas armadas estadounidenses (regulares, de reserva y la Guardia Nacional) se benefician inmensamente con este entrenamiento y estos ejercicios.

Las tropas de los EE.UU., en colaboración con sus colegas de Brasil y Colombia, han asistido a los soldados hondureños, desde 1994, en el desimando de la zona fronteriza con Nicaragua. Para principios de 2001, la unidad hondureña de desminado, entrenada por los EE.UU., había limpiado nueve campos minados importantes que ocupaban una superficie de alrededor de 333.000 metros cuadrados y había destruido más de 2.200 minas.

Política de los EE.UU. hacia Honduras
La política estadounidense hacia Honduras tiene por objeto consolidar la estabilidad de la democracia con un sistema de justicia que proteja los derechos humanos y promueva el imperio de la ley. Los programas del Gobierno Estadounidense están destinados a promover una economía más sana y abierta con capacidad de crecimiento sostenible, mejorar las condiciones para los negocios y las inversiones, a la vez que se protegen los derechos de los ciudadanos y las empresas estadounidenses y promover el bienestar de la población hondureña. Los Estados Unidos también colaboran con Honduras en la resolución de los problemas transnacionales, incluida la lucha contra el terrorismo, el narcotráfico, el lavado de dinero, la emigración ilegal, y fomenta y apoya los esfuerzos hondureños por proteger el medio ambiente. Las metas de consolidación de la democracia y promoción de un crecimiento económico viable tienen una importancia especial dada la proximidad geográfica entre Honduras y los Estados Unidos. Alrededor de 400.000 hondureños residen en los Estados Unidos y, por consiguiente, las cuestiones relativas a la inmigración son importantes en nuestra agenda bilateral.

Los lazos entre los EE.UU. y Honduras se ven fortalecidos también por numerosos contactos con el sector privado, teniendo en cuenta que un promedio de 110.000 ciudadanos estadounidenses visitan Honduras todos los años y alrededor de 10.500 estadounidenses viven en ese país.Más de 150 empresas estadounidenses operan en Honduras.

Asistencia económica y de desarrollo
Los Estados Unidos han proporcionado asistencia económica considerable para ayudar a fortalecer las instituciones democráticas y mejorar las condiciones de vida en Honduras. Históricamente, ha sido el país donante de más asistencia bilateral a Honduras. La ayuda de la USAID a Honduras ascendió a un total de $28,6 millones para asistencia de desarrollo y $5,2 millones para alimentos en 2002. Con el transcurso de los años, la asistencia de los EE.UU. al exterior ha servido para promover algunos objetivos como los de fomentar las instituciones democráticas, incrementar el empleo y los ingresos en el sector privado, ayudar a Honduras a financiar sus pagos atrasados aduedados a las instituciones financieras internacionales, proporcionar asistencia humanitaria, aumentar la producción agrícola y otorgar préstamos a las microempresas.

El huracán Mitch de octubre de 1998, el peor desastre natural que haya azotado al Hemisferio Occidental, dejó cientos de miles de personas sin hogar, devastó la red de carreteras y otras infraestructuras públicas e inutilizó ciertos sectores clave de la economía. Según las estimaciones, el huracán Mitch ocasionó $8.500 millones en daños a viviendas, hospitales, escuelas, carreteras, granjas y empresas en toda América Central, incluidos más de $3.000 millones en Honduras solamente.

En respuesta a ello, los Estados Unidos proporcionaron asistencia inmediata por más de $461 millones y siguieron brindando asistencia humanitaria entre los años de 1998 y 2001. Esa asistencia complementaria estuvo destinada a ayudar en la reparación de los sistemas de agua y saneamiento, así como a reconstruir viviendas, escuelas y carreteras, proporcionar insumos agrícolas, capacitar al gobierno local en el manejo de situaciones de crisis, otorgar asistencia para el alivio de la deuda y promover la adquisición de conocimientos y experiencia para el manejo del medio ambiente. Se utilizaron otros recursos para mantener los programas de asistencia contra la delincuencia y el narcotráfico. La gran mayoría de los proyectos de reconstrucción financiados por los EE.UU. van a finalizarse el 31 de diciembre de 2001, salvo algunos proyectos de agua y saneamiento que han sido prorrogados por 14 meses más. En 2001, los Estados Unidos han brindado también asistencia alimenticia en respuesta a una breve sequía y a la depresión del sector agrícola. Posteriormente, los Estados Unidos proporcionaron $265.000 en asistencia para casos de desastres naturales después de que la tormenta tropical Michelle inundó la costa norte del país.

Los programas económicos de los EE.UU., tanto nuevos como actuales, algunos de los cuales incluyen propuestas de mejoras que han cobrado mayor importancia a raíz del huracán, abarcan la Ley de Recuperación Económica de la Cuenca del Caribe, el financiamiento de la Overseas Private Investment Corporation para la inversión privada y seguro contra riesgos de guerra y expropiación, los subsidios de la Agencia para el Desarrollo y el Comercio de los EE.UU. destinados a estudios preliminares de viabilidad de los proyectos con potencial para la exportación de productos y servicios de los EE.UU. y el financiamiento a corto y mediano plazo del Export-Import Bank de los EE.UU. para las exportaciones estadounidenses destinadas a importadores hondureños. Todos estos programas brindan grandes oportunidades económicas a empresarios de los EE.UU. y Honduras.

El Cuerpo de Paz ha venido desarrollando actividades en Honduras desde 1962 y, en la actualidad, el programa es uno de los más grandes del mundo. En el año 2001, había 200 voluntarios del Cuerpo de Paz trabajando en las zonas más pobres de Honduras.

El Gobierno de los EE.UU. apoya enérgicamente la profesionalización de las fuerzas policiales civiles como elemento importante de la consolidación del imperio de la ley en Honduras. La Embajada de los EE.UU. en Tegucigalpa ofrece entrenamiento especializado a oficiales de la policía a través del Programa Internacional de Asistencia y Capacitación Penales.

Asistencia en materia de seguridad
La función de las fuerzas armadas hondureñas ha cambiado notablemente en los últimos años, dado que muchas de las instituciones que antes controlaban los militares están dirigidas actualmente por autoridades civiles. Los presupuestos de defensa y de la policía se han mantenido en alrededor de $35 millones durante los últimos años. La asistencia oficial de los EE.UU. para la seguridad ha disminuido, pasando de más de $500 millones entre 1982 y 1993 a $500.000 anuales en cursos de Instrucción y Entrenamiento Militar Internacional (IMET). Todavía quedan algunos créditos residuales de la asistencia militar provista anteriormente, pero se agotarán en los próximos años.

Ante la falta de un programa extenso de asistencia en materia de seguridad, la cooperación en el campo de la defensa ha adoptado la forma de una mayor participación por parte de las fuerzas armadas hondureñas en los programas de contacto entre militares y los ejercicios combinados, bilaterales y multilaterales, que están destinados al mantenimiento de la paz, la asistencia en casos de desastre, la asistencia humanitaria o cívica y la lucha contra el narcotráfico. La Fuerza de Tarea Conjunta Bravo (JTF-B) de los EE.UU. que está destacada en la Base Aérea Enrique Soto Cano de Honduras desempeña un papel vital en el apoyo que se brinda a los ejercicios combinados realizados en Honduras y los países vecinos de Centroamérica. Si bien la JTF-Bravo ha participado en varias maniobras multilaterales y en numerosos despliegues humanitarios de menor envergadura, cumplió una función crucial en la ayuda que brindaron por los Estados Unidos en respuesta a los huracanes Mitch y Keith, así como a los terremotos ocurridos en El Salvador, salvando vidas, reparando infraestructuras de gran importancia y respondiendo a las necesidades prioritarias de salud y saneamiento. Las fuerzas estadounidenses distribuyeron también, entre la población más necesitada, millones de dólares en bienes donados por el sector privado.

Oportunidades comerciales para las empresas de los EE.UU.
Según información del Departamento de Comercio de los EE.UU., la actividad comercial bilateral entre estos dos países ascendió a $2.030 millones en el año 2001. Empresas estadounidenses exportaron $1.400 millones en bienes y servicios a Honduras en 2001. Las inversiones estadounidenses representan casi dos tercios de las inversiones extranjeras directas en Honduras, que se calculan en $1.300 millones. Más de 150 empresas estadounidenses operan en Honduras y las concesiones o franquicias de EE.UU. están incrementando su presencia en este país.

Las oportunidades de venta para las empresas estadounidenses incluyen maquinarias textiles, equipo de construcción, repuestos y accesorios para automóviles, equipamiento para telecomunicaciones, equipo para control de la contaminación y recursos hídricos, maquinaria agrícola, equipo para hoteles y restaurantes, computadoras y software, concesiones comerciales y bienes para el consumo doméstico. Los productos agrícolas con mejores perspectivas son maíz, arroz molido, trigo, harina de soya y productos de consumo.

Los ciudadanos estadounidenses que deseen invertir en bienes raíces en Honduras deberán actuar con suma prudencia, especialmente en las Islas de la Bahía o en las zonas costeras, debido a legislación que frecuentemente conflictiva, problemas con los títulos de propiedad de la tierra y a un sistema judicial deficiente. Los inversionistas, o sus abogados, deben verificar los títulos de propiedad no solamente en la oficina de registro catastral que tenga jurisdicción en el lugar donde se encuentre ubicada la propiedad (prestando atención especial a las notas marginales de la escritura, así como al hecho de que la propiedad se encuentre dentro de la zona amparada por el título original), sino también en el Instituto Nacional Agrario (INA) y la Corporación Hondureña de Desarrollo Forestal (COHDEFOR).Quienes inviertan en la adquisición de tierras deben tener en cuenta que un título limpio no es garantía de que una disputa futura por la tierra se resolverá en forma equitativa.

Altos cargos de la Embajada de los Estados Unidos
(en septiembre de 2004)
Embajador: Larry Palmer
Jefe Adjunto de Misión: Roger D. Pierce
Consejero para Asuntos Políticos:Francisco Palmieri
Consejera para Asuntos Económicos: Patrick Dunn
Cónsul General: Ian G. Brownlee
Consejero para Asuntos Administrativos: Jesse I. Coronado
Director de la USAID: Paul Tuebner
Funcionaria para Asuntos Públicos: Melissa Cooper
Agregado de Defensa: Coronel Derek Dickey
Comandante del Grupo Militar: Coronel Fernando González
Director del Cuerpo de Paz: Rubén Hernández

La Embajada de los EE.UU. en Honduras está ubicada en Avenida La Paz, Tegucigalpa (tel.011-504-236-9320; faxes: general: 011-504-236-9037, USAID-011-504-236-7776, PAS: 011-504-236-9309, Grupo Militar: 011-504-233-6171, Sección Comercial: 011-504-238-2888, Consulado:011-504-237-1792). Internet:http://www.usmission.hn/

Otros contactos:
American Chamber of Commerce (Cámara de Comercio Estadounidense)
Hotel Honduras Maya
Apartado Postal 1838
Tegucigalpa, Honduras
Tel: (504) 232-7043/232-6035
Fax: (504) 232-9959
Sucursal en San Pedro Sula
Tel: (504) 558-0164/66
Fax: (504) 552-2401

Caribbean/Latin American Action
1818 N Street, NW
Suite 310
Washington, D.C. 20036
Tel: 202-466-7464
Fax: 202-822-0075
Internet: http://www.claa.org

U.S. Department of Commerce (Departamento de Comercio de los Estados Unidos)
International Trade Administration (Administración del Comercio Internacional)
Office of Latin America and the Caribbean (Oficina para América Latina y el Caribe
14th and Constitution Avenue, NW
Washington, D.C. 20230
Tel: 202-482-0057
800-USA-TRADE
Fax: 202-482-0464
Internet: http://www.ita.doc.gov

U.S. Agency for International Development
1300 Pennsylvania Avenue, NW
Washington, D.C. 20523-0001
Tel: 202-712-4810
Fax: 202-216-3524
Hurricane Relief Website: http://hurricane.info.usaid.gov

INFORMACIÓN SOBRE VIAJES Y NEGOCIOS
El Programa de Información Consular del Departamento de Estado de los Estados Unidos distribuye Hojas de Información Consular, Advertencias de Viaje, y Avisos Públicos. Hay Hojas de Información Consular para todos los países que contienen información sobre requisitos de entrada, reglamentos monetarios, condiciones sanitarias, zonas de inestabilidad, delincuencia y seguridad, disturbios políticos, y las direcciones de las misiones diplomáticas de los EE.UU. en cada país. Las Advertencias de Viaje se publican cuando el Departamento de Estado recomienda que los estadounidenses no viajen a cierto país. Los Avisos Públicos son una forma de divulgar rápidamente la información sobre amenazas terroristas y otras condiciones temporales en el extranjero que representan un riesgo importante para la seguridad de los viajeros estadounidenses. Se pueden obtener ejemplares gratuitos de estas informaciones a través de la Oficina de Asuntos Consulares, teléfono 202-647-5225 o del sistema "fax a la orden", 202-647-3000. Las Hojas de Información consular y las Advertencias de Viaje también se encuentran en la página de Internet de la Oficina de Asuntos Consulares: http://travel.state.gov. La serie de publicaciones Tips for Travelers, de la misma oficina, con información sobre cómo tramitar un pasaporte y cómo programar un viaje seguro al exterior están en Internet. Los ejemplares impresos están a la venta en la oficina del Superintendent of Documents, U.S. Government Printing Office, teléfono: 202-512-1800; fax 202-512-2250.

La información de emergencia para los estadounidenses que están de viaje en el extranjero está disponible en la Office of Overseas Citizens Services (Oficina de Servicios para Estadounidenses en el Extranjero), teléfono (202) 647-5225. En casos de emergencias fuera de los horarios normales de trabajo o los domingos o días feriados, llamar al 202-647-4000.

El Centro Nacional de Información sobre Pasaportes (NPIC por sus siglas en inglés) es el único punto centralizado del Departamento de Estado para información sobre pasaportes estadounidenses. El teléfono (en EE.UU.) es 1-877-4USA-PPT (1-877-487-2778). De lunes a viernes, entre las 8 de la mañana y las 8 de la noche, hora del Este, excepto los feriados nacionales, hay representantes del servicio al cliente y operadores de telecomunicación para sordos (TDD/TTY).

Los viajeros pueden consultar las últimas informaciones sanitarias en los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los EE.UU., en Atlanta, Georgia. La línea de teléfono directa, 877-FYI-TRIP (877-394-8747) y la página web http://www.cdc.gov/travel/index.htm dan las advertencias más recientes sobre salud, recomendaciones o requisitos de vacunas y consejos sobre la inocuidad de los alimentos y del agua potable en las regiones y los países. Un folletín titulado Información Sanitaria para Viajes al Exterior (Health Information for International Travel, publicación HHS número CDC-95-8280) está disponible en la Oficina de Publicaciones de los EE.UU., (U.S. Government Printing Office), Washington, DC 20402, EE.UU., tel. (202) 512-1800.

La información sobre condiciones de viaje, requisitos de visa, reglamentos monetarios y de aduanas, días feriados nacionales, y otros temas de interés para los viajeros también están disponibles, antes de viajar, en las embajadas y los consulados que los distintos países tienen en los EE.UU. (para este país específico, vea la lista de "Altos cargos públicos" en esta publicación).

Se insta a los ciudadanos de los EE.UU. que se encuentran de visita a largo plazo o que viajan en zonas peligrosas que se registren en la sección consular de la Embajada de los EE.UU. al entrar al país extranjero. Para esto hay que llenar un formulario corto y enviar una copia del pasaporte. Esta información puede ser útil a los familiares que desean ponerse en contacto con usted en caso de emergencia.

Información electrónica adicional
Sitio del Departamento de Estado en la Web. Está disponible en Internet en http://state.gov/ y brinda acceso oportuno y universal a información oficial sobre la política exterior de los EE.UU., que incluye Background Notes (información general sobre los países); daily press briefings (informes diarios a la prensa); Country Commercial Guides (guías comerciales por país); directorios de los funcionarios principales de las misiones de los Estados Unidos en el exterior y otro tipo de información.

Banco Nacional de Datos Comerciales (National Trade Data Bank, NTDB). Administrado por el Departamento de Comercio de los EE.UU., el NTDB contiene abundante y valiosa información sobre comercio. Se encuentra disponible por Internet (www.stat-usa.gov) y en CD-ROM. Para mayor información sírvase llamar al NTDB al teléfono (202) 482-1986.

Este sitio lo administra la Dirección de Asuntos Públicos, del Departamento de Estado. La conexión con otros sitios en Internet a través de vínculos externos no significa que se respaldan las opiniones expresadas en los mismos.

  
FirstGov
Este sitio es administrado por la Dirección de Asuntos Públicos del Departamento de Estado.
Enlaces a otros sitios en el internet no constituye un respaldo a las opiniones contenidas en ellos.
Informacion sobre Derecho de Autor | Advertencia